Seleccionar página

Alguien dijo una vez que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Y yo añado que mil mentiras repetidas mil veces acaban convirtiéndose en mil verdades que todos acabamos creyendo aunque sepamos que no son verdad. Vivimos en tal confusión que aunque en el fondo sabemos que no es verdad ya no tenemos ganas de conocer la verdadera verdad, nos conformamos con la que nos dan y preferimos creerla para no tener que buscar la buena.

También alguien dijo: «nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira». Podemos creer que algo es verdad o no, dependiendo de nuestra reflexión, de nuestra recepción de lo que estemos mirando o escuchando. Así que cuando algo creamos que es verdad de todas todas, siempre habrá alguien que diga que es mentira y viceversa. Al final, cada uno nos vamos forjando nuestra verdad, en base a nuestras creencias, influencias y tendencias.

Mi opinión es que vivimos en una mentira constante y tenemos que deconstruir esa mentira en nuestra verdad para sentirnos un poco mejor. O no, tampoco hay que hacer nada. Solo creer todo lo que nos dicen como si fuera verdad. No problem. Todo es válido con tal de que lo que elijamos nos haga sentir bien. En el fondo somos solo unos pequeños humanoides… Seres débiles, inseguros y patéticos. No estamos preparados para tanta tensión. Necesitamos escapar de alguna forma de la gran mentira que nos envuelve. Y qué mejor forma que reírnos de todo. De la verdad, de la mentira y de la madre que lo parió.

¿Qué sería de nosotros sin los memes que nos llegan al whatsapp continuamente? Nos reímos de los políticos (ellos se suelen reír más de nosotros), de los futbolistas o del vecino de al lado, nos reímos de nosotros mismos. Y todo porque al final, a pesar de todo, a pesar de tanta mierda, tenemos que bucar el lado bueno de la vida. Si no, que se lo digan a los protagonistas de «La vida de Brian», una de mis películas preferidas de todos los tiempos, que estando en la cruz a punto de morir les da por silbar esta canción para aliviar las penas: